Acudí a una cooperativa de facturación y ahora la Seguridad Social me pide casi 3.000 euros

multa-billetes-euro

 

  • La Seguridad Social investiga y sanciona a personas que han usado estas empresas

  • Les acusa de incumplir sus obligaciones fiscales por no haber cotizado como autónomos

  • Trabajo inspecciona desde el pasado mes de noviembre a una de ellas, Factoo

  • La empresa dice que su actividad es legal y que sigue funcionando con normalidad

  • La “actividad ilícita” de Factoo tiene “finalidad defraudadora”, según un acta de inspección

Editado [17-08-2017]:  Se confirma el fraude, Factoo no es una cooperativa

Cuando a Andrés (nombre ficticio) le despidieron, pensó en hacerse autónomo. Tras ver su situación económica, y para no renunciar a cobrar la prestación de desempleo completamente, se asoció a una cooperativa de facturación. “Era una forma de reingresar en el mercado laboral sin arriesgarlo todo y, también, ahorrarme algo de dinero, la verdad. Además, todo el mundo me dijo que era legal, incluso un funcionario de la Seguridad Social”, asegura a RTVE.es. Estuvo nueve meses así, sin ningún problema. Ahora, un año y medio después, ha recibido un acta de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en la que le reclaman unos 3.000 euros por el tiempo que usó aquella cooperativa para facturar.

La Seguridad Social considera que Andrés tendría que haberse dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) durante ese tiempo. De hecho, la inspección de trabajo cree que usó esa cooperativa para incumplir con sus obligaciones fiscales. “Yo no lo hice por eludir impuestos. Podía haber cobrado en negro y no lo hice porque yo quería que todo fuera legal”, afirma este maquetador, que deja claro que de haber sabido que tenía que pagar la cuota de autónomos entonces no se habría dado de alta hasta no tener apalabrados clientes para iniciar su actividad.

Yo soy la engañada, no la tramposa“, asegura Iciar. El caso de esta periodista es similar. Tras quedarse sin empleo hace dos años, encontró trabajo en una federación deportiva, pero su sueldo no llegaba a los 500 euros y la cuota de autónomos era de 264,43 euros mensuales. No le salían las cuentas. “Tras investigar, llego hasta Factoo y ellos me dicen que no hay problema“, afirma a RTVE.es. Iciar asegura que ella estaba “convencida” de que todo lo que estaba haciendo era legal. “Incluso quise darme de alta en el Impuesto de Actividades Económicas y un funcionario de la administración me recomendó que no lo hiciera porque no me compensaba”, asegura.

La relación de Iciar con Factoo duró desde abril de 2015 a abril de 2017. Facturaba de manera bimestral para ahorrarse un dinero extra. La Inspección de Trabajo y Seguridad Social considera que durante al menos cinco de esos 24 meses fue una trabajadora por cuenta propia, por lo que le ha dado de alta como autónoma ese tiempo y le reclama 1.300 euros: la cuota que tenía que haber hecho efectiva cada mes más un 20% de recargo.

Factoo: la inspección no cree que sea una cooperativa

RTVE.es ha tenido acceso a varias de esas actas de liquidación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social –con membrete de la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social- (vea parte del documento en .PDFy a una resolución de la Tesorería General de la Seguridad Social enviadas a diferentes contribuyentes, antiguos “socios trabajadores” de Factoo, una de las Cooperativas de Trabajo Asociado más conocidas del país.

Considera la inspección que en realidad eran autónomos y que no cotizaron como tales porque interpusieron “en la relación con sus clientes, a efectos de facturación, a FIDELIS FACTU, SOCIEDAD. COOPERATIVA [es decir, Factoo]”. Además, para la inspección, Factoo es una “empresa instrumental, cuya actividad ilícita -desde la vertiente de la relación jurídica de Seguridad Social- se concreta en la simulación de relaciones de trabajo dependiente (bajo la forma de socios-trabajadores) con la finalidad de tramitar periodos de alta en el Régimen General de la Seguridad Social de trabajadores que, en realidad, son trabajadores por cuenta propia, posibilitando así el incumplimiento por parte de estos ‘socios trabajadores’ de las obligaciones de alta y cotización al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA)”.

El funcionamiento de Factoo, según el mismo documento, es el siguiente. Los profesionales por cuenta propia hacen un trabajo y se ponen en contacto con Factoo para que sea esta cooperativa la que emita la factura por ese desempeño. Para ello, Factoo le pide que firme un contrato de adhesión o documento de asociación -con el que “se materializa la simulación de la incorporación del profesional como ‘socio trabajador'”- y que pague una cuota de ingreso. Una vez hecho esto, Factoo da de alta en el Régimen General de la Seguridad Social “durante unos días” al trabajador, emite la factura al cliente y, posteriormente, una liquidación al profesional en la que se les descuenta “el pago del gasto de Seguridad Social y otras cantidades por su tramitación”.

Es decir, que según el acta, los trabajadores -que “tienen la necesidad de emitir factura a sus clientes y cumplir las obligaciones fiscales”- persiguen no hacer frente a estas últimas. Y aquí entra en juego Factoo, “una falsa cooperativa” -siempre según el escrito- que es “el instrumento puesto al servicio de este incumplimiento” y que se ofrece en una “agresiva” campaña publicitaria “en la que el mensaje siempre es Factura sin ser autónomo.

En realidad, el asociado es un cliente de Factoo, siendo el servicio prestado por esta empresa la facturación interpuesta y, con ello, utilizada instrumentalmente para evitar el cumplimiento de obligaciones fiscales y de alta y cotización al RETA de estos trabajadores”, se señala en las actas de liquidación, que dejan claro que el alta en el Régimen General de los socios es “indebida”. Esta praxis, para inspección de trabajo, “además de su finalidad defraudadora” es “contraria a la regulación legal y a la función social prevista para las Cooperativas de Trabajo Asociado”, que es como se presenta Factoo, y que está recogida en el artículo 80 de la Ley 27/99.

El documento asegura que Factoo en realidad no es una cooperativa, es “una asesoría/gestoría que se dedica a facturar y cobrar en nombre de sus clientes, a los que denomina asociados (…) El negocio consiste en eso, crear una ficción de cooperativa”.

Mientras, en la resolución de la Tesorería General de la Seguridad Social a la que ha tenido acceso RTVE.es, un documento de dos folios, se comunica que se da de alta al trabajador en el RETA y se señala que el trabajador “ha venido realizando (…) una actividad por cuenta propia a título lucrativo de forma habitual, personal y directa sin haber causado alta ni cotizado en el RETA al encontrarse de alta en la empresa FIDELIS FACTU, SDAD COOP, de la que se ha instado la descalificación de cooperativa, por lo que las personas que figuran como socios cooperativistas y con períodos de alta por cuenta ajena en la citada empresa son en realidad trabajadores por cuenta propia (…)”.

Factoo: “La actividad es legal y se funciona con normalidad”

“La actividad es legal y en estos momentos se funciona con normalidad”, asegura Eugenio Martín, de Arquetipo, la agencia de comunicación de Factoo, a RTVE.es. “Si Factoo lo hubiera hecho mal, ya la habrían cerrado”, afirma antes de reconocer que a Factoo se la está inspeccionando por parte de Trabajo desde el pasado mes de noviembre. “Pero hasta el momento no ha habido ningún acta“, subraya Martín, “y se funciona con normalidad“, insiste una y otra vez.

Prueba de ello, aseguran desde la agencia de comunicación, es que “no se ha cortado ni una línea de cotización de las casi 17.000 personas que actualmente está operando en estos momentos”. Martín asegura que día a día crece el número de socios de la cooperativa quienes, afirma, están satisfechos.

Si hay alguna cosa que subsanar, que nos lo digan y se subsanará“, dicen aún así desde Factoo. Y ponen como ejemplo el hecho de que desde hace, aproximadamente, dos semanas se ha retirado de la campaña publicitaria el eslogan Factura sin ser autónomo para no malinterpretarlo y porque podía provocar una confusión.

La cooperativa conoce que hay casos de asociados que están siendo sancionados -como son los citados anteriormente-, pero no sabe cuántos de sus socios o exsocios están siendo inspeccionados en estos momentos o lo han sido en el pasado. La única cifra que manejan son los expedientes que están defendiendo ellos ahora, “unos 22 o 23”.

En este sentido, por una parte ponen a disposición de todos ellos sus servicios jurídicos. Pero por otra parte advierten de que “hay gente que usa Factoo para fines ilícitos” y que, en estos casos, se les “está expulsando” de la cooperativa.

El problema de fondo, según Eugenio Martín, es la falta de regulación. “A la gente no le compensa pagar 280 euros de autónomos si le pagan 300 euros. Por eso se hacen de Factoo”, asegura antes de señalar que parte de esas operaciones, “el 80%”, sin la empresa, serían dinero negro.

Este es el motivo por el que la cooperativa pide un cambio legislativo: “No hay una tarifa de autónomo proporcional (a lo que cobres) como sí ocurre en Europa: aquí es fija y eso no es de recibo”.

Los afectados empiezan a organizarse

Desde Factoo aseguran que no solo se les está inspeccionando a ellos “sino a todas las cooperativas de trabajo asociado”. Fuentes del Ministerio de Empleo y Seguridad Social han confirmado a RTVE.es que hay una investigación sobre las cotizaciones que se puedan hacer de forma incorrecta, pero que no existe una campaña específica sobre las cooperativas. Más allá de eso, desde el Ministerio declinan hablar de casos concretos.

Los socios o exsocios de Factoo que están recibiendo las sanciones no entienden la situación. “¿Por qué este acta nos la dan a nosotros? Y si lo que pone ahí es así, ¿por qué sigue abierta Factoo y dónde está el juicio contra ellos?”, afirma Fernando (nombre ficticio) a RTVE.es. “Sin embargo sí que hay un proceso abierto contra nosotros”, subraya. En su caso, el importe a pagar a la Seguridad Social es de casi 6.000 euros.

Mientras, la única esperanza es llegar a juicio. Por eso ha impulsado la creación de una Plataforma de Afectados por las Cooperativas en la que, por ahora, solo comparten lo que les está pasando. El fin último de Fernando es cambiar la ley de autónomos “para que las cotizaciones sean progresivas, para que la gente cotice por lo que cobra, que no sea siempre lo mismo”.

Iciar, por su parte, va a recurrir su sanción por lo Contencioso-Administrativo. Y Andrés se prepara para pagar la sanción, que piensa recurrir. También estudia emprender acciones legales. Pero mientras teme que le lleguen nuevas inspecciones de la Administración derivadas de la efectuada por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Fuente: RTVE.es